Plan Educativo de Adquisición de Hábitos de Vida Saludable y Prevención de Enfermedades

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos internacionales consideran la salud como el «estado de completo bienestar físico, mental y social y no la simple ausencia de enfermedad».

Los buenos hábitos alimenticios, la higiene personal, el ejercicio físico y un entorno sano contribuyen a la mejora de nuestra salud y calidad de vida.

La adopción de unas pautas higiénicas adecuadas a las diferentes actividades que realiza una persona, tanto en su concepción individual como colectiva, debe formar parte importante en los procesos de aprendizaje que se desarrollan a lo largo de la vida, ya que constituyen uno de los pilares básicos en la prevención de un gran número de enfermedades.

Así mismo, la práctica habitual de una actividad física moderada conlleva demostrados beneficios para nuestro estado de salud.

Adquirir unas mínimas competencias en materia de seguridad y salud es necesario para que las personas adultas tengan una cultura preventiva imprescindible en todos los ámbitos de la vida.

Todas las personas desarrollan algún tipo de actividad física a nivel laboral, doméstico o de ocio. Por tanto, deben concienciarse de los posibles riesgos que dicha actividad a veces conlleva e incorporar hábitos y estrategias que nos permitan prevenirlos para evitar que se produzcan.

Objetivos

1.- Concienciar a las personas adultas sobre la importancia de una alimentación sana y equilibrada.

2.- Influir en los hábitos alimenticios y la higiene en su sentido más amplio como complemento para la prevención de enfermedades.

3.- Analizar el equilibrio existente entre ejercicio físico, alimentación y salud.

4.- Recuperar y potenciar las tradiciones alimenticias propias de nuestra cultura.

5.- Analizar y reconocer los efectos que toda droga o producto nocivo produce en la salud.

6.- Sensibilizar al alumnado sobre la necesidad de adquirir una cultura preventiva, útil no solamente en el mundo del trabajo o el hogar sino en todos los ámbitos de la vida.

7.- Conocer los riesgos a los que una persona está expuesta y cómo minimizarlos y/o evitarlos.

8.- Conocer unas pautas básicas sobre la seguridad en el trabajo, la casa y en general en todos los ámbitos de su vida.

9.- Conocer unos ejercicios físicos mínimos de mantenimiento diario.